Bricolage.

Me cago en el dios que te menea -dijo entredientes como si masticase las palabras antes de escupir la frase al suelo. Mecagoneldios quetemenea., cabrón -añadió, para balancear la frase. Al hacerlo comprendió que se le habían acabado las palabras. Quizá todo junto, prendió un destello en su mirada, porque el niño dejó caer el serrucho al suelo y salió corriendo del granero, al sol de la media tarde.

Se preguntaba Herminio, a quién había salido este cabroncete mientras se acercaba a la puerta. Lo vió correr alejándose de la carretera. Tendría que cojerlo más tarde, cuando la merienda, imposible ir detrás de él. Pero lo cojería. 3 horas de trabajo a la basura, por la mierdaelniño.

1 comentario:

Sebas dijo...

Me ha recordado a mi padre haciendo bricolage, bajan todos los sntos en "picao"